Cuidado de personas mayores en Barcelona

sello qida

Atención de proximidad: cuidado de personas mayores en Barcelona

Nuestros servicios para el cuidado de personas mayores en Barcelona

    • Horario flexible adaptado a cada caso y familia
    • Cuidadores/as titulados/as y con experiencia contrastada
    • Día y noche, entre semana o fin de semana
    • Cuidadores/as titulados/as y con experiencia contrastada
    • Colaboradores expertos en cada servicio y tratamiento
    • Todo a domicilio: fisioterapia, podología, logopedia y más
    • ¿Cómo funcionan las ayudas SAD?
    • ¿Qué es la PEV?
    • ¿Cómo solicitar estas ayudas?
    • Ideal para cuidadores informales
    • Acompañamiento y seguimiento por profesionales Qida y Quirón

Te contactamos en menos de 1 hora

Si quieres, también puedes programar una llamada con un asesor tras facilitar tus datos.

Si eres cuidador/a, regístrate aquí







    Empresa mejor valorada del sector
    ★★★★★

    Opiniones reales Qida de familias y cuidadores/as

    Empresa mejor valorada del sector
    ★★★★★

    Opiniones reales de familias y cuidadores/as

    Ventajas Qida
    Más que cuidado a domicilio

    Cuidado de personas mayores en Barcelona

    La apuesta por la proximidad es uno de nuestros principios mejor valorados. Lo vemos en el caso del cuidado de personas mayores en Barcelona.

    Una formación especializada y amplia experiencia en el sector son, sin lugar a dudas, las cualidades que más en cuenta se tienen a la hora de contratar ayuda doméstica para el cuidado de personas mayores en Barcelona (como en casi cualquier lado). Pero hay otro factor más importante de lo que pudiera parecer: la proximidad.

    En Qida ofrecemos tres servicios diferenciados:

    • Cuidados por horas: atención desde una hora a una jornada completa, de manera ocasional o regular, a la medida de tus necesidades.
    • Cuidadores/as internos/as: cuando se necesita una presencia cualificada y de confianza en casa de manera constante.
    • Servicios integrales: cubren los aspectos más diversos del cuidado a domicilio (fisioterapia, telemonitorización, compra/alquiler de material ortopédico, etc.).

    Sea cual sea el tipo de servicio del que estemos hablando, en todos los casos nuestros clientes nos hacen llegar lo importante que resulta sentir la proximidad del cuidador para la persona cuidada.

    El valor de la cercanía, en Barcelona​

    En nuestro modelo de asistencia domiciliaria en Barcelona hemos decidido aprovechar este “bonus” que nos da la proximidad. Por supuesto, seguimos priorizando un servicio personalizado teniendo en cuenta las necesidades de cada cliente y la idoneidad de los candidatos, pero también procuramos que sean lo que denominamos “cuidadores de proximidad”.

    Evidentemente, esto también es beneficioso para los cuidadores, que reducen tiempos de desplazamiento, ven facilitada su conciliación laboral, encuentran más afinidades con la persona a la que cuidan y, en definitiva, enfocan la exigente tarea de los cuidados a domicilio con una energía más positiva.

    Así reforzamos nuestro servicio de cuidado de personas mayores en Barcelona de manera especial; porque con frecuencia son las pequeñas cosas las que generan una gran diferencia.

    La triple vertiente de la proximidad

    El cuidado de ancianos en Barcelona tiene las características típicas de todas las grandes ciudades, en las que la aglomeración de personas no implica necesariamente un mejor acompañamiento o atención (a veces, por desgracia, ocurre todo lo contrario).

    Como empresa de ayuda a domicilio en Barcelona hemos constatado que la sensación de proximidad resulta clave para incrementar la confianza y el bienestar de la persona que recibe los cuidados. 

    ¿Por qué es esto así? No es fácil dar una respuesta, pero creemos que hay al menos tres aspectos en los que la proximidad resulta positiva para las personas cuidadas:

    • Proximidad espacial. Saber que el cuidador vive a corta distancia y que puede presentarse en poco tiempo en caso de necesidad da una dosis de tranquilidad suplementaria la persona que recibe los cuidados (y a su familia).
    • Proximidad cultural. El hecho de vivir en un espacio compartido (como puede ser un barrio o una ciudad) genera vivencias en común que aproximan a la persona dependiente y a su cuidador, incrementando significativamente la confianza.
    • Proximidad afectiva. Empezábamos recalcando el peso de la formación y la experiencia; y, sin embargo, no podemos obviar la cuestión emocional. Cuando una persona se siente a gusto con otra es mucho más fácil y eficaz cuidarla.

    Qida en Televisión