¿Por qué es importante para los adultos y personas mayores ejercitar la memoria? | QIDA

Mantener la actividad intelectual es clave para adultos y personas mayores con el objetivo de combatir el deterioro de la memoria. El cerebro es un órgano vital, aunque en parte también funciona como un músculo, es decir, cuanto más se ejercita, en mejor estado se encuentra.

El cese de la ocupación profesional a partir de los 65 años puede conllevar que el ritmo cerebral disminuya. No obstante, no ocurre en todos los casos, ya que muchas personas aprovechan esta última etapa de la vida para dedicarse a lo que más les gusta: leer, integrarse en clubes de lectura, participar en talleres de todo tipo… mientras que existe un importante número de personas que, después de una vida exhausta, detienen toda actividad.

Este artículo pretende enviar un mensaje motivador para que, todos los que ejercitan su memoria, lo continúen haciendo. Y los que no llevan a cabo ninguna práctica, para que se animen a empezarla.

Beneficios de ejercitar el cerebro

  • Contribuye a mantener la memoria fresca y saludable. No hay que olvidar que la memoria que se pierde antes es la reciente.
  • Se reduce el riesgo de deterioro de la función cognitiva y, por tanto, se retrasa el riesgo de demencia. Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo hay unos 50 millones de personas que padecen demencia y cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos.
  • Mejora las habilidades para realizar tareas de la vida diaria como leer cartas, comprender las facturas, apuntar números, etc.
  • Favorece la autonomía. El hecho de ser capaces de administrarnos los medicamentos que hay que tomar o llevar el control de las finanzas permite ser más independientes y disfrutar de un mayor bienestar general.

Actividades para ejercitar la memoria

  1. Una de las más básicas y que apenas requiere esfuerzo es cambiar las rutinas. Algunos ejemplos son elegir una ruta alternativa para llegar a un lugar, cambiarse el reloj de mano o utilizar la mano contraria para realizar algunas tareas Todas ellas estimulan el cerebro y genera nuevas conexiones neuronales.
  2. Otros ejercicios muy beneficiosos y que contribuyen a la creación de nuevas conexiones cerebrales pueden ser leer a menudo, bien sea un libro, el periódico o recetas de cocina, aprender a utilizar un dispositivo electrónico o tomar clases de música. En personas enfermas de Alzheimer, por ejemplo, existen juegos y actividades que permiten evitar un deterioro demasiado avanzado.
  3. Practicar una actividad física: yoga, andar, nadar, bailar son actividades que ayudan a incrementar el flujo sanguíneo y, por tanto, que le llegue más oxígeno al cerebro.
  4. Relacionarse con otros, ya sean familiares, amigos, vecinos ayudará a estar más despiertos.

Llegar a la madurez o la jubilación llegada una cierta edad no tiene por qué ser indicativo de un peor estado de salud o una vida menos enriquecedora. Todo dependerá de lo que pongamos de nuestra parte para que esto no ocurra. No solo es importante cuidarse en esta etapa de la vida. Aquello que hagamos en nuestra juventud irremediablemente tendrá un mayor o menor impacto en nuestra vejez.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email