Me he quedado sin cuidador, ¿qué hago? | QIDA

Total
0
Shares

El cuidado de una persona mayor o con dependencia se centra en el acompañamiento y la ayuda para realizar las tareas más básicas del día a día: higiene, alimentación, movilización o tomar los medicamentos que le haya prescrito el médico.

El hecho de que el profesional que se ocupa de la persona mayor se ausente puede derivar en una situación crítica tanto para la familia como para quien necesita los cuidados.  Puede ser que el cuidado se ausente de manera puntual, por enfermedad o vacaciones, o que nos deje de manera definitiva. Entonces, habrá que buscar una alternativa lo más rápido posible sin por ello aceptar un cuidador o cuidadora con poca experiencia y formación.

Todas ellas son circunstancias que es recomendable considerar cuando se busca un servicio de este tipo. Pero, claro, por mucho que una persona o familiar quiera concienciarse, cuando llega el problema uno se pregunta: ¿qué se debe hacer?

Entorno cercano

Una de las soluciones más inmediatas sería llamar a una persona del entorno más cercano: familiar, vecino cercano, amigo, aunque hablamos de pedir ayuda durante uno o dos días. Es complicado que alguien que no tiene el conocimiento de las necesidades de una persona con dependencia ni conoce su rutina pueda sustituir a un cuidador durante un mes, por ejemplo. Además, tener a una persona cuidadora trabajando fuera del marco legal le expone a riesgos y multas considerables.

Aliados estratégicos para la búsqueda y selección      

Cuando se inicia la búsqueda de un cuidador para un familiar con dependencia, es fundamental identificar un socio que pueda guiarnos en este camino. Es importante que nuestro interlocutor sea capaz de escuchar activamente y entienda nuestras necesidades en detalle.

En Qida, creamos un Plan Individualizado de Atención para cada persona cuidada. Así nos aseguremos que se escoge al profesional adecuado y que se hace un seguimiento del caso focalizado en las necesidades y objetivos principales del usuario.

Nuestro proceso de selección de cuidadores es muy estricto. Comprobamos la experiencia y formación de los cuidadores candidatos y revisamos sus referencias. Al mismo tiempo, en la mayoría de los casos, podemos proponer varios perfiles de profesionales en un par de días y somos capaces de reaccionar rápidamente en casos de urgencia, cuando la necesidad es immediata.

Soporte y prevención

Cuando se selecciona un aliado, hay que fijarse no solo en la capacidad de selección del profesional, sino en el soporte que se brindará durante el desarrollo del servicio y todas aquellas situaciones que puedan darse, como es la ausencia del cuidador.

En Qida consideramos que el acompañamiento de las familias es fundamental no solo en el proceso de selección de candidatos, sino también en casos de sustitución de profesionales ante cualquier ausencia o acompañamiento a las familias.

Durante la duración del servicio, una trabajadora social especialmente asignada al caso hará un seguimiento continuado para solucionar cualquier problema y identificar necesidades como una sustitución por vacaciones.

En Qida, cuidamos de que las personas mayores reciban el servicio que necesitan, pero también que los destinatarios del servicio y familias puedan vivir con la mayor tranquilidad posible una situación que, ya de por sí, conlleva muchas dificultades.

Total
0
Shares
¿Buscas un/a cuidador/a?
  • Profesionales cualificados
  • No pagas hasta que no has seleccionado cuidador/a
  • El Colegio de Médicos de Barcelona confía en Qida
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *