La figura de los logopedas en la atención a las personas mayores |QIDA

Total
0
Shares
La figura de los logopedas en la atención a las personas mayores

La atención gerontológica conlleva un cuidado y estudio integral de todas las dimensiones de la persona mayor: física, social y emocional. Por esta razón, el equipo de profesionales que se ocupan del cuidado y bienestar de los más mayores se caracteriza por su carácter multidisciplinar: gerontólogos, geriatras, médicos especialistas, psicólogos, psiquiatras y logopedas, entre otros.

Uno de los aspectos en los que más se incide para fomentar el envejecimiento activo son las relaciones sociales, es decir, la comunicación con otros, que impacta directamente en la autoestima de los mayores. Por este motivo, es crucial tratar cualquier dificultad comunicativa, ya que puede generar una sucesión de complicaciones en el anciano que disminuyan su calidad de vida.

La importancia de la logopedia en la tercera edad

Las personas en situación de dependencia pueden sufrir alteraciones en sus habilidades comunicativas, lo que puede derivar en una alteración global del bienestar, ya que el lenguaje es una herramienta fundamental para la comunicación y las relaciones sociales.

El tratamiento por parte de un logopeda experto facilita la recuperación y el mantenimiento de las funciones, previniendo un deterioro más acentuado de las habilidades comunicativas.

Una de las tipologías principales de logopedia es la neurologopedia, que se centra en el tratamiento de personas con patologías neurológicas donde se ve afectada el habla, la deglución, el lenguaje, la audición o otras funciones cerebrales.

Qué dificultades se pueden tratar

Desde la comprensión del origen neurológico de las dificultades del mayor, así como de los procesos neurológicos, el especialista podrá detectar la lesión y diseñar un tratamiento enfocado a la recuperación de las habilidades dañadas y/o al mantenimiento de las capacidades no afectadas. Algunas de las lesiones que trata el logopeda son:

  • El lenguaje oral y escrito: dificultades de acceso al léxico como la alexia o pérdida de la capacidad de lectura.
  • El habla: apraxias — capacidad de llevar a cabo tareas o movimientos cuando se solicita, a pesar de comprender la orden o lo que se pide— alternaciones bucofonatorias o relacionadas con el habla, dificultades fonéticas, fonológicas, etc.
  • La voz: hipofonías o trastorno de la fonación, disartrias o alternación en la articulación de las palabras, etc.
  • La deglución: disfagia o dificultad para comer.
  • La musculatura facial: parálisis facial, alteración de la sensibilidad, etc.
  • Funciones exclusivas relacionadas con el lenguaje: memoria, planificación, organización, razonamiento, atención, etc.

A quién puede ir dirigido un tratamiento de logopedia

Como vemos, la logopedia puede impactar significativamente en la vida de los más mayores. Los tratamientos de esta especialidad pueden ir orientados a personas que padecen distintos trastornos o enfermedades. Destacamos algunas:

  • Accidentes cerebrovasculares (ictus isquémico o hemorrágico)
  • Enfermedades neurodegenerativas como:
    • Enfermedad de Parkinson o demencia con cuerpos de Lewy (DCL)
    • Enfermedad de Alzheimer
    • Esclerosis múltiple (EM)
    • Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)
    • Afasia progresiva primaria (APP) o demencia frontotemporal
    • Demencia corticobasal
    • Corea de Huntington o enfermedad de Huntington
    • Síndrome Melas
  • Traumatismos craneoencefálicos
  • Tumores cerebrales

Para concluir, es evidente el papel crucial que juegan los logopedas en la mejora de las habilidades comunicativas de las personas mayores. No obstante, como en el resto de las ciencias de la salud aplicadas, la prevención es la principal arma con que contamos para evitar el trastorno o las secuelas, de ahí que en este campo el logopeda también tenga mucho que aportar.

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *