La Enfermedad de Alzheimer y la Anosognosia: conocimiento y buenas prácticas.

Total
0
Shares

La Enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurocognitiva, progresiva y crónica.

Tal como dice el Psiquiatra Christophe Bouché de Saber Ser Cuidador | FEDER Europeo, es imprescindible conocer la etiología de las enfermedades para saber cuidar y más cuando la persona que cuidamos padece anosognosia.

Por supuesto primero es imprescindible trabajar un vínculo de apego con la persona que requiere cuidados pero también lo es conocer la enfermedad.

¿A cuántos nos gustaría vivir hasta los 80 años?

Teniendo la esperanza de vivir hasta esa avanzada edad, visualicemos el futuro e imaginemos que todos tenemos 85 años. Ahora, piensa en dos personas de tu alrededor. Uno de vosotros probablemente tenga la Enfermedad de Alzheimer. Y tal vez pienses, ‘bueno, no tengo por qué ser yo’. De acuerdo, pues eres el cuidador.

Artículo relacionado: Saber Ser Cuidador | FEDER Europeo | Enfermedad de Alzheimer.

De alguna manera, es probable que no afecte a todos esta enfermedad escalofriante. Parte del miedo de la enfermedad de Alzheimer proviene de la sensación de que no hay nada que podamos hacer al respecto. A pesar de mucha investigación, aún no hay un tratamiento para la enfermedad y no existe una cura. Así que si tenemos la suerte de vivir bastante, la Enfermedad de Alzheimer parecería ser el destino de nuestros cerebros. Pero tal vez no tenga que serlo. ¿Qué tal si te dijera que podríamos cambiar las estadísticas, literalmente cambiar el destino de nuestros cerebros, sin depender de una cura o los avances médicos? Comencemos mirando lo que actualmente se entiende sobre la neurociencia de la Enfermedad de Alzheimer, explicado en el libro Siempre Alice.

Articulo relacionado: La Neurociencia de la Enfermedad de Alzheimer | El punto crítico de la Enfermedad.

Anosognosia | Definición

La Anosognosia es la dificultad de percibirse como persona enferma. Así que nos enfrentamos a personas que no entienden la necesidad de ir al médico, que se desorientan y que terminan dificultando el día a día de las personas de su alrededor porque ya no pueden administrar los documentos administrativos ni tomar decisiones. Entonces, llega el momento en el que nos planteamos que realmente tenemos que tomar acción. Pero, no es necesariamente la responsabilidad del cuidador/a, aunque a menudo se les carga con dicha responsabilidad.

Conocimiento y BBPP Buenas Prácticas

Las Buenas Prácticas pasan por el conocimiento de la Historia de Vida de la Persona a quién cuidamos y/o de su Novela de Vida como bien dice la Trabajadora Social formada en Dementia Care Mapping y en el Método de Validación Duna Ulsamer; pero también pasa imprescindiblemente por el conocimiento de la enfermedad que padece la persona a quién cuidamos con tal de saber actuar e identificar aquellos momentos en los que necesitamos ayuda y pedirla al profesional de referencia ya sea un/a Trabajador/a Familiar y/o un/a Psicólogo/a.

Quizás te interese: Esclerosis Lateral Amiotrófica y Degeneración Lobar Fronto Temporal.

Autora:

Sandra Pàmies – Psicóloga y Gerontóloga Social / Responsable española del Proyecto Europeo Saber Ser Cuidador

Total
0
Shares
¿Buscas un/a cuidador/a?
  • Profesionales cualificados
  • No pagas hasta que no has seleccionado cuidador/a
  • El Colegio de Médicos de Barcelona confía en Qida
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *