El modelo de atención domiciliaria integrado e integral de Qida

Compartir artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Autores: Montse Solé, Ramon Forn y Oriol Fuertes

Contribuidores: Ariadna Puig, Antoine Ballu y David Arcos

Extracto del Modelo de atención domiciliaria integrado e integral de Qida

Para obtener todo el documento sobre «El modelo de atención domiciliaria integrado e integral de QIDA», déjenos su correo electrónico y se lo enviaremos de manera personal.
Pulse en el este enlace para descargar el modelo.

El sector de atención domiciliaria en España está sometido a una transformación de largo alcance. Crecimiento, complejidad y fragmentación están tensionando el sector desde hace tiempo y este está cambiando. Ahora, la crisis Covid-19 supone una nueva disrupción y puede acelerar esta transformación.

  1. La demanda de atención domiciliaria crece sostenidamente a altas tasas de crecimiento (4% anual). Este crecimiento se explica por:
    • Una población cada vez más envejecida (>2,4M de personas mayores de 80 años en España).
    • Una mayor preferencia por permanecer en el domicilio. (Más del 90% de las personas mayores quieren permanecer en el domicilio si tienen la opción.)
    • Alta presión por la sostenibilidad económica del sistema sanitario y social, que busca nuevos modelos de atención más coste-efectivos. (Crece el número de proveedores sanitarios que experimentan con tratamientos “en casa”.)
  1. Simultáneamente, aumenta la complejidad y con ella los retos operativos de ofrecer atención domiciliaria.
    • La complejidad y necesidad de cuidados crece debido a un aumento de las personas pluri-patológicas mayores de 80 años.
    • Ofrecer una atención personalizada con un modelo de cuidado de uno a uno requiere de más profundidad de conocimiento (al no tener un equipo multidisciplinar en el domicilio).
    • La elevada fragmentación del sistema sanitario y social supone un reto añadido (por ejemplo, en Cataluña, se han llegado a contar hasta 13 profesionales que entran en un domicilio para “cuidar” con objetivos no coordinados).
  1. Por otra parte, la oferta de atención domiciliaria está muy fragmentada (ningún competidor tiene una cuota de mercado superior al 2% en España), es poco profesionalizada y con crecientes desequilibrios de modelo y calidad de atención.
    • Se observa una disminución del potencial cuidador informal, que implica más necesidad de cuidado formal o profesional (en 1998, había 6 potenciales cuidadores por cada persona mayor de 80 años, en 2018 la cifra bajaba a 4,6 personas cuidadoras por persona mayor y en 2040 serán 2 cuidadores por persona mayor de 80 años).
    • Aumenta la escasez de personal cualificado y crece la presión salarial (según CCOO, más del 40% de cuidadores profesionales se encuentran en el mercado no regulado).

En este contexto, la crisis Covid-19 está actuando de elemento disruptivo en el sector. A corto plazo, exige nuevos protocolos diarios de atención, con mayor complejidad operativa y mayores regulaciones en higiene, seguridad y estándares de calidad. Y, a medio plazo, se empieza a plantear el cambio del modelo de atención a personas mayores, con un enfoque creciente de las administraciones para alargar el tiempo en buena salud en el domicilio de las personas.

Descárgate el Modelo de Atención de Qida




    Compartir artículo

    Share on facebook
    Share on whatsapp
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on email

    ¿Necesitas más información de nuestros servicios? Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo