¿Cómo cuidar a una persona dependiente?

Uno de los principales motivos por los cuales las familias recurren a QIDA en búsqueda de profesionales del cuidado en atención domiciliaria es por qué un ser querido comienza a transitar un estado de dependencia. Esta transición en la persona mayor genera en ocasiones sufrimiento y es por ello que la familia elige priorizar la calidad de vida del usuario pudiendo permanecer en su hogar, ofreciendo desde QIDA cuidadores profesionales para permitirlo. Pero, este estado de dependencia, no es sencillo de tratar. A continuación, conoceremos cómo cuidar a una persona mayor o dependiente.

¿Cuándo es considerada dependiente una persona mayor?

Para la persona mayor y así también para su entorno, identificar la necesidad de apoyo para el desempeño de las actividades básicas de la vida diaria que antes conseguía con autonomía es difícil. La aceptación de la persona de su propia dependencia y el reconocimiento por parte de la familia suele ser un proceso que requiere de elaboración. 

Es posible afirmar que se considera a una persona dependiente cuando presenta, repentinamente o paulatinamente, una pérdida significativa de su autonomía funcional, requiriendo de soporte para realizar sus actividades del día a día. 

QIDA considera fundamental el seguimiento de la Referente Social durante los procesos que atraviesa tanto el usuario como su familia, acompañando para facilitar una mejor calidad de vida y bienestar.

Factores que intervienen en la dependencia

El estado de dependencia no se encuentra determinado por un único factor sino por la interacción de variables según el caso particular de cada persona. La pérdida de autonomía en la persona mayor se puede ver afectada por dos grandes factores:

  • Factores físicos de la dependencia
    • Pérdidas sensoriales → aíslan y alejan a la persona mayor de su vida social y familiar impidiendo relacionarse con normalidad.
    • Pérdidas de movilidad → afecta de manera directa el desempeño de la vida diaria de la persona e indirectamente a su entorno familiar.
    • Enfermedades → contribuyen a generar limitaciones físicas incrementando el nivel de dependencia.
  • Factores psíquicos de la dependencia
    • Estado depresivo → el declive del estado anímico impacta directamente en un declive funcional, generando una dependencia más pronunciada.
    • Personalidad → el cambio radical en su estilo de vida influye en su manera de ser llegando a rechazar la ayuda en ocasiones.
    • Enfermedades → son trastornos cognitivos que imposibilitan el desempeño de las actividades básicas de la vida diaria con normalidad.

Cuando se detectan dichos factores, podemos llegarnos a preguntar algunas cuestiones como las siguientes:

  • ¿Cómo cuidar a una persona dependiente?
  • ¿Cómo tratar a una persona mayor dependiente?
  • ¿Qué puedo hacer para que esta persona mayor esté más tiempo en casa, con mejor salud y mayor calidad de vida?

¿Cómo cuidar a una persona dependiente o mayor?

Al igual que se identifican múltiples variables intervinientes en la dependencia de la persona mayor, al hablar de cuidados requeridos nos referimos a una visión integral de la asistencia. 

Es imprescindible, en primer lugar, que la persona cuidada sea conocedora de su estado y/o enfermedad para poder, en segundo lugar, abrirse a la posibilidad de recibir ayuda de un cuidador en su domicilio y optar por mantener una actitud positiva. Además valorar cómo se siente el propio cuidador dado que para este último implica gran dedicación y compromiso.

El cuidador, experto en cómo cuidar a un anciano dependiente, realizará con la persona cuidada numerosas tareas. Desde las cotidianas, hasta aquellas más especializadas, ligadas a patologías. La persona cuidadora, evalurá la situación de la persona cuidada y los medios de los que dispone para ofrecer un servicio de calidad.

Favorecer un vínculo cercano de confianza y tratará de liar una relación entre el cuidador o cuidadora y la persona mayor cuidada, contribuyendo al bienestar físico, mental y psicosocial. 

Desde QIDA consideramos que es fundamental comprender la importancia que el cuidador o cuidadora de la persona con dependencia tiene a la hora de preservar la salud física y emocional. Y es por este motivo, que como empresa, contamos con un equipo de profesionales que dedican tiempo y conocimientos en la selección del cuidador/a ideal para la persona a cuidar. 

Compartir artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email