Actividades para que las personas mayores mantengan la mente activa | QIDA

Total
0
Shares

Los hábitos de vida saludable como la práctica frecuente de ejercicio o una alimentación sana son clave en todas las etapas de la vida. A esto se añade la importancia de mantener la mente activa, un factor del que no nos preocuparnos durante nuestra vida laboral porque ejercitamos nuestro intelecto cada día. La cuestión se hace más relevante cuando pasamos la barrera de los 65 o cuando la actividad profesional se detiene.

Mantener la mente ocupada contribuye al equilibrio emocional, ya que nos distrae de las posibles molestias que podamos tener, del aburrimiento o del cambio de rutina que supone dejar de trabajar y disponer de todo nuestro tiempo. Existen numerosas actividades que una persona mayor puede emprender en esta etapa de la vida aunque, como siempre, dependerá de los gustos de cada uno.

Leer y escribir: ambas actividades mantienen la mente ágil. Leer nos permite aprender, distraernos y fomentar la creatividad. Escribir, por su parte, ayuda a ejercitar la memoria, puesto que requiere retentiva y concentración.

Juegos de mesa: bien sean cartas, juegos de estrategia o de preguntas y respuesta, este tipo de actividad fomenta la comunicación, la sociabilidad y contribuyen a ralentizar el deterioro cognitivo.

Puzles, costura o pintura: aunque cada una de estas actividades es diferente, sí que guardan un elemento común y es la concentración. En todas ellas es necesario memorizar y concentrarse. La elección de una y otra dependerá de los gustos.

Ejercicio físico suave: realizar una actividad física siempre será una alternativa estupenda para mantener la mente ágil. Nos permite relacionarnos, estar al aire libre, además de que el bienestar físico impacta directamente sobre el emocional.

Actividades culturales: asistir a la presentación de un libro, ir a un concierto o a ver una obra de teatro son alternativas más que recomendables para cualquier persona de edad avanzada. Todas ellas estimulan los sentidos y mantienen el intelecto vivo y activo. Se trata de actividades sociales, por lo que todas ellas distraerán, fomentarán el aprendizaje y el gusto por la cultura.

Hacerse socio de una biblioteca: las bibliotecas son lugares que ofrecen una gran variedad de opciones para las personas de la tercera edad. Disponen de prensa diaria y publicaciones periódicas, por lo que podemos mantenernos al día de lo que ocurre en el mundo, fomentan la afición por la lectura, pues podemos llevarnos libros a casa, potencian las relaciones sociales y facilitan el uso de la tecnología, ya que disponen de ordenadores que se pueden utilizar para buscar información o referencias bibliográficas.

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *