Últimos avances en el Parkinson, ejercicios físico y Calidad de vida

Compartir artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo que afecta entorno al 2% de la población mayor de 50 años, siendo el segundo trastorno neurodegenerativo tras el Alzheimer.
Se le conoce por enfermedad de Parkinson por el doctor que la describió por primera vez en 1817, James Parkinson. En este artículo encontrarás mucha más información sobre el Parkinson.

¿Cómo se caracteriza la Enfermedad del Parkinson?

Se caracteriza por la pérdida de neuronas en la sustancia negra, una estructura situada en el mesencéfalo del encéfalo. Esta pérdida provoca una falta de dopamina en el organismo, sustancia que transmite la información necesaria para realizar movimientos con normalidad, viéndose el control de movimiento alterado y dando lugar a temblor y rigidez.

Causas de la Enfermedad del Parkinson

Actualmente se desconoce la causa de la Enfermedad del Parkinson y se considera que es el resultado de la combinación de factores genéticos y exposición a factores ambientales desconocidos.
El diagnóstico en estadios tempranos, es difícil, por lo que actualmente se necesita la presencia de bradicinesia y al menos uno de los siguientes síntomas: temblor en reposo, rigidez muscular o inestabilidad postural.

Resumen de los síntomas de Parkinson

Conforme avanza la Enfermedad del Parkinson, existen otros síntomas motores con poca respuesta al tratamiento farmacológico, como los trastornos de la marcha, posturales, inestabilidad, disfagia. También empeoran los trastornos del sueño y progresan las alteraciones cognitivas y autonómicas.
Su evolución lleva a una incapacidad para realizar actividades cotidianas, dependencia y disminución de la calidad de vida, y puede ocasionar una carga para el cuidador.

Cura del Parkinson… ¿Existe?

La Enfermedad del Parkinson no tiene cura actualmente, aunque existen medicamentos que pueden ayudar a controlar los síntomas como los problemas al caminar, temblores o movimientos. Después de comenzar el tratamiento los síntomas pueden mejorar, sin embargo, según avance la enfermedad los beneficios de los medicamentos disminuyen.
Otra forma de reducir los síntomas es mediante la estimulación cerebral profunda (ECP), que consiste en la implantación de unos electrodos en una zona específica del cerebro, conectados a un generador situado en el pecho del paciente.
Además de esto, unos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a reducir los efectos secundarios de los fármacos o síntomas de la enfermedad. Estos cambios pueden ser en la alimentación, adquiriendo una dieta más saludable se consigue a mejorar síntomas como el estreñimiento y aportando nutrientes que pueden ser beneficiosos, y el ejercicio físico, que consigue mejoras a nivel motor y no motor en sujetos con el Parkinson, además de aumentar la masa muscular, mejorar el sistema cardiorrespiratorio y la flexibilidad.
A nivel funcional el ejercicio físico, logra reducir las caídas debido al aumento de la fuerza, flexibilidad y equilibrio, reducir el riesgo de fracturas, facilitar la rehabilitación de enfermedades agudas crónicas y disminuir el tiempo de reacción, manteniendo la perfusión cerebral y la cognición.

Ejercicio físico para el Parkinson, más calidad de vida

Hay diferentes maneras de realizar ejercicio físico, mediante actividades recreativas como la danza, deportes, entre otros. Otra opción que tenemos es realizarlo mediante el entrenamiento de sus dos cualidades más importantes, la fuerza y la resistencia.
Con al menos 2 días/semana de una actividad física moderada se obtienen beneficios a nivel motor, no motor, autonomía, psicológicos, y una mejora notable de la calidad de vida percibida.

  1. Estrada-bellmann, D. I., Ramón, H., et al. (2010). Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Parkinson, (25), 16–22.
  2. Nimwegen, M., Speelman, A. D., et al. (2011). Physical inactivity in Parkinson’s disease. Journal of Neurology, 258(12), 2214–2221.
  3. Navarro-Peternella, F. M., & Marcon, S. S. (2012). Calidad de vida de las personas con enfermedad de Parkinson y su relación con la evolución en el tiempo y la gravedad de la enfermedad. Revista Latino-Americana de Enfermagem, 20, 384-391.
  4. Rodríguez-Violante, M., Camacho-Ordoñez, A., Cervantes-Arriaga, A., González-Latapí, P., & Velázquez-Osuna, S. (2015). Factores asociados a la calidad de vida de sujetos con enfermedad de Parkinson ya la carga en el cuidador. Neurología, 30(5), 257-263.
  5. Carvalho, A., Barbirato, D., et al. (2015). Comparison of strength training, aerobic training, and additional physical therapy as supplementary treatments for Parkinson’s disease: pilot study. Clinical Interventions in Aging, 10, 183–191 2
  6. Reyes, A. (2015). Ejercicio y resultados clínicos en pacientes con enfermedad de Parkinson: una revisión sistemática y metaanálisis (Doctoral dissertation, Universidad del Rosario).

Compartir artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Necesitas más información de nuestros servicios? Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo