Ocho síntomas que alertan de un ictus | QIDA

Total
0
Shares

Los ataques al corazón y los ictus cerebrales suelen producirse debido a obstrucciones que impiden que la sangre llegue al cerebro. 

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cerebrovasculares agudas o ictus representan la tercera causa de muerte en el mundo occidental, la primera causa de discapacidad física en las personas adultas y la segunda de demencia.

En España, es la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas y la segunda en los varones, según datos del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (GEECV-SEN).

Con estos datos, resulta interesante profundizar más en las consecuencias y síntomas para aprender a identificarlos. Los minutos en situaciones de este tipo pueden marcar la diferencia en las consecuencias para el paciente.

¿A qué se debe?

Los hábitos de vida que hemos ido adquiriendo en los últimos años no han hecho más que incrementar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El estrés o la ansiedad que sufrimos en la sociedad actual, además de ciertos hábitos -una mala alimentación, un estilo de vida sedentario o el consumo de tabaco o alcohol- son consecuencia, en muchos casos, de la aparición de este tipo de afecciones.

Síntomas principales

Dados los datos y su incidencia en la población, consideramos importante compartir aquellos síntomas principales que pueden ayudarnos a detectar un ictus y evitar secuelas mayores en quien pueda estar sufriéndolo. En cualquier caso, ante los primeros síntomas de ictus debe llamarse inmediatamente al 112. No olvidemos que el ictus es una emergencia.

  1. Aparición brusca de dolor de cabeza.
  2. Pérdida repentina de la visión.
  3. Aparición inesperada de problemas para hablar y entender.
  4. Pérdida súbita del equilibrio y la estabilidad.
  5. Pérdida repentina de la fuerza en brazos, piernas o en ambos.
  6. Entumecimiento y dificultades de movimiento.
  7. Torcedura de la boca.
  8. Pérdida de la memoria y desorientación.

¿Cómo prevenirlo?

Según publica la Federación Española de Ictus en su sitio web, si se controlan los factores de riesgo se podrían evitar hasta el 80 % de los casos.
La Sociedad Española de Neurología recomienda una serie de hábitos saludables que pueden evitarlo o reducir las probabilidades:

  • Mantener una dieta equilibrada.
  • Practicar ejercicio con regularidad.
  • No fumar
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • Evitar la obesidad.
  • Mantener controles periódicos de la tensión arterial y del colesterol.

Es fundamental que las personas mayores o con mayor riesgo estén acompañadas para asegurar que se puede reaccionar adecuadamente en el caso de que sufran un ictus. Si la persona tiene un servicio de atención domiciliaria, es importante que el cuidador o cuidadora seleccionado tenga la experiencia y formación adecuada para prevenir las situaciones de riesgo, identificar un ictus y saber reaccionar en consecuencia.

Total
0
Shares
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *