Demencias: Lobars, Alzheimer, Cuerpo de Lewys

Definición de demencia

La Demencia es un estado de deterioro de las funciones cognitivas e intelectuales de la persona suficientemente severas para afectar a sus actividades diarias y relaciones sociales.

Sintomas de una Demencia

    • Empieza con pérdidas leves de memoria que van yendo a más
    • Pérdida del sentido de la orientación
    • dificultad para memorizar
    • Pierde su capacidad de juicio
    • Cambios en el patrón del sueño
    • Agresividad

Diagnóstico

  • No atribuir la sintomatología a despistes de la vejez
  • No existe ninguna prueba que diagnostique por sí sola la demencia. El diagnóstico se basa tanto en la evaluación neuropsicológica como en pruebas de imagen.

Hay diferentes tipos de demencias:

  • Lobars o de Pick, suele iniciar entre los 50 y 60 años y tiene una evolución de hasta 8 años. Es un trastorno de conducta que conlleva  desinhibición social, labilidad emocional, sexualidad inadecuada y aislamiento. Suele ser una demencia agresiva
  • Alzheimer, es gradual y suele aparecer a los 60/65 años y suele provocar afasia, apraxia, agnosia y amnesia. 
  • Cuerpo de Lewys: es una combinación de Alzheimer, Parkinsonismo, rasgos psicoticos y otras alteraciones perceptuales/visioespaciales.

Enfoque (físico) de Rehabilitación para la Demencia

En las demencias tenemos que dar énfasis en la capacidad de cada persona. Centrarnos en intentar mantener el máximo la autonomía para retrasar el avance de la enfermedad. 

Lo más importante es instaurar una rutina y acompañarla de un tratamiento enfocado en:

    • Reeducación de habilidades de la vida diaria (secuenciación de las tareas con pictogramas)
    • Ejercicios de psicomotricidad (Estimular la coordinación y orientación)
    • Estimulación cognitiva con ejercicios de memoria, lenguaje…
    • Actividades como la musicoterapia o la reminiscencia ayudan a conectar con la realidad a través de las emociones y la estimulación sensorial. 
    • Estimulación psicosocial potenciando la comunicación con otros y con su entorno.
    • Adaptar el entorno para facilitar la autonomía de la persona según sus capacidades cognitivas en cada momento. 

Es muy importante que hagan lo máximo posible ellos mismos porque si dejan de hacerlo no lo recuperan. En las últimas etapas lo que importa es que respondan, no que la respuesta sea correcta, interesa que reaccionen a los estímulos sensoriales.

Enfoque Social (Psicológico) desde QIDA

Asociado a la demencia suelen aparecer unos síntomas psicológicos y conductuales que es muy importante identificar para poder paliar la situación, tanto de la persona afectada como de las personas cuidadoras principales. 

Por un lado pueden existir trastornos conductuales agresivos, ya sean físicos o verbales. Por ejemplo, desde gritar, golpear hasta escapismos o constantes quejas/negatividad.

También puede aparecer con las demencias un carácter depresivo y/o la presencia de ideas delirantes y alucinaciones. 

Las personas con demencia sufren mucho con los cambios. Es muy importante identificar en qué actividad se agudiza esa conducta para poder planificar una acción al respecto.

Los tratamientos psicológicos se centran en la detección de los patrones conductuales, la adaptación del entorno para que sea seguro y el uso de fármacos cuando sea necesario. 

En muchas demencias lo último que queda en las etapas finales es la afectividad y es muy importante diferenciar la enfermedad de la persona para hacer un correcto acompañamiento.

Acompañamiento recomendado desde Qida

Se fomentará la actividad física y cognitiva:

    • Hacer ejercicios para reforzar la memoria
    • Prevenir las caídas
    • Reducir el desorden en casa

Servicio Integral recomendado:

    • Teleasistencia: Botón de teleasistencia o sensores de humo, gas, etc.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email