Cómo monitorizar de forma remota una persona dependiente | QIDA

Total
7
Shares

La revolución en los hogares de las personas mayores y dependientes ya ha llegado gracias a los sensores tecnológicos que les ayudan a sentirse más protegidos. En una sociedad donde la población adulta prefiere vivir en su domicilio antes que, en una residencia, la monitorización remota del hogar permite a las familias de las personas con dependencia sentirse más desahogadas a la hora de cuidar y atender a sus familiares.

¿Cómo funcionan los sensores de monitorización?

Los sensores se colocan en puntos estratégicos del hogar y en caso de darse alguna anomalía, los mismos sensores envían un aviso según el protocolo establecido: al teléfono de emergencias hospitalarias y/o a los familiares. De este modo, estos sensores pueden convertirse en ocasiones en una buena alternativa para reducir el número de horas en que se necesita un cuidador profesional para la atención especializada de una persona con dependencia, sin poner en riesgo su seguridad. Asimismo, se convierten en una buena opción para las familias que quieran hacer un seguimiento exhaustivo de la situación en sus hogares cuando conviven con un familiar con dependencia y no pueden acompañarlo periódicamente.

La principal ventaja de este tipo de dispositivos de monitorización remota es que no influyen en el día a día de las personas dependientes ni de sus familiares. No son invasivos y se instalan sin cámaras ni micrófonos para no comprometer la privacidad de los usuarios.

¿Cuáles son los principales sensores de monitorización que existen?

  • De puerta o nevera: pueden utilizarse para asegurarse que la persona no ha salido de casa, lo cual es especialmente útil en caso de pacientes que sufren Alzheimer. Además, puede utilizarse para tener un control de la pauta alimentaria que sigue la persona con dependencia y detectar si lleva muchas horas sin comer. Este sensor también se puede utilizar para saber si el cuidador ha llegado al  domicilio.
  • De cama: Detecta si hay alguna incidencia por la noche o si la persona no descansa bien. Es útil para estar seguro de la persona anciana o con dependencia está bien durante la noche aunque no haya una persona que esté a su lado permanentemente.
  • De caída: El sensor de caída es como una pulsera o reloj que se lleva en la muñeca. Es capaz de detectar los movimientos y en el caso de caída hace la llamada correspondiente para comprobar si se trata de una emergencia y se pone en contacto con el servicio de urgencias médicas.
  • De gas o de humo: Existen también sensores de humo o de gas que detectan cualquier anomalía que suceda como por ejemplo cuando la persona deja el gas de la cocina encendido, caso común especialmente en ancianos con demencia. En caso de que se detecte un problema, se despliega el protocolo de emergencia.

Qida ofrece servicios de monitorización remota incluyendo los sensores mencionados para complementar una atención domiciliaria de calidad. Para más información, los usuarios pueden visitar la web de Qida, donde se puede acceder tanto a información relacionada con la monitorización como realizar cualquier otro tipo de consulta.

Total
7
Shares
¿Buscas un/a cuidador/a?
  • Profesionales cualificados
  • No pagas hasta que no has seleccionado cuidador/a
  • El Colegio de Médicos de Barcelona confía en Qida
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *