Category: Personas mayores

Destacado

Más artículos sobre

Personas mayores

Personas Mayores

¿Qué nos dice la expresión ser mayores? 

Es la terminología más utilizada para referirse a las personas cuando llegan a la edad de jubilación. Suele producirse a los 65 años, es conocida como la edad legal o social, y pone fin a la etapa productiva. Dependiendo de la cultura y del contexto social puede tener diferentes definiciones: senectud, ancianidad, vejez, mayores, tercera edad, abuelos, etc. 

Independientemente de la terminología que se utilice todas ellas tienen implícitas el envejecimiento del cuerpo.

Envejecer, un proceso irreversible

Dinámico, continuo y progresivo asociado a todo ser vivo, se inicia en el nacimiento y finaliza con la muerte. Aparece como  la consecuencia de la interacción de la genética y el medio, el entorno social y cultural, durante todas las etapas del ciclo de la vida. No es homogéneo, cada persona envejece de manera distinta. 

En este proceso continuo y evolutivo aparecen cambios biológicos que son normales y esperables y otras enfermedades específicas de la edad.  Todo y que el envejecimiento en general no se puede considerar como un proceso patológico, el paso del tiempo provoca cambios fisiológicos: disminuciones de competencias y capacidades de respuesta del organismo ante el estrés o exigencias del entorno, como cambios de tipo psicológico y social, donde juega un papel fundamental para la calidad de vida de las personas la manera en cómo éstas satisfagan sus necesidades. 

La etapa de la vejez

Parece ser la más difícil de todas, ya que hay un distanciamiento social desde un sentimiento de inutilidad. A este sentimiento de inutilidad, se le suma la decrepitud  de su cuerpo el cual ya no le responde como antes. Por tal razón surge el miedo a cosas que antes eran impensables, que junto a las enfermedades empieza la preocupación por la muerte. También las personas mayores suelen hacer una prospección al pasado considerando las cosas en esa época mejores  o por lo contrario se lamentan de aquello que han dejado de hacer, de sus errores etc. En esta reminiscencia algunas personas mayores se vuelven desconfiadas, paranoides, hipocondríacas o desarrollan estados de senilidad con o sin explicaciones biológicas, todo esto  les puede conducir a la depresión, o a vivir  situación de soledad.

Para concluir, decir que todos los profesionales del departamento de referentes sociales de Qida ponemos a las personas mayores en el centro de nuestra intervención.

Las personas mayores y los profesionales del Trabajo Social

Los profesionales del Trabajo Social deben tener un conocimiento de sí mismos, de sus fortalezas y debilidades. Hay técnicas que nos ayudan a humanizar nuestro trabajo, pero sí estas técnicas no las integramos en nuestra manera de ser y de actuar, si no se integran en la personalidad de cada uno, difícilmente podremos  tratar a las personas de una manera más natural. Se trata de hacer propios una serie de valores  que cuando los integramos se transmiten de manera cotidiana y natural en nuestra manera de actuar, estos valores son: la empatía como la capacidad de comprender y asumir las emociones de la persona o lo que es lo mismo ponerse en el lugar del otro, la escucha activa como la capacidad de estar atento a lo que nos dicen, la información como la capacidad de saber comunicar, la naturalidad como capacidad de tratar a la persona con franqueza y sinceridad, la paciencia como la capacidad tolerante de darle a la persona el tiempo que necesita para expresarse, actuar, pensar… en definitiva darle a la persona un trato auténtico que no es más que poder estar atentos al sentimiento de la persona para ayudarla a canalizar por ejemplo su impotencia y frustración por el mero hecho de sentirse indefensos, es ver a la persona desde su dignidad humana. 

Profesionales del Sector Salud y Social

Expertos del cuidado