Category: Cronicidad y dependencia, la importancia des de la atención domiciliaria

Destacado

Más artículos sobre

Cronicidad y dependencia, la importancia des de la atención domiciliaria

Cronicidad y dependencia, la importancia des de la atención domiciliaria

Las enfermedades crónicas son enfermedades de larga duración y por lo general tienen una progresión lenta. Las enfermedades cardíacas, el cáncer, las enfermedades respiratorias (o pulmonares) y la diabetes, son las principales, como por ejemplo, insuficiencia renal, insuficiencia cardíaca, artrosis, afasia, entre otras. Éstas, se han convertido en el patrón epidemiológico dominante en nuestro país.

De ello se destaca el impacto personal sobre las personas que lo padecen y en sus cuidadores y cuidadoras principales, al igual que el impacto económico sobre familias, comunidades y sociedad. Esta situación, además, provoca una demanda creciente de servicios sanitarios, es decir, una mayor utilización de sus recursos que puede llegar a provocar una saturación del sistema sanitario.

 Las enfermedades crónicas tienen una consecuencia inevitable y es la situación de dependencia en la persona que las padece.

Se denomina dependencia al estado de carácter permanente en que se encuentran las personas que, por razones derivadas de la edad (personas mayores), la enfermedad o la discapacidad, y ligadas a la falta o a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, pueden necesitar la atención de otra u otras personas (cuidadores y cuidadoras) o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria (AVD) o de otros apoyos para su autonomía personal.

Cómo puede afectar a la persona mayor o dependiente y cómo puede afectar al modelo sociosanitario

A nivel personal, los síntomas de la dependencia son un tema difícil de aceptar. Las personas con dependencia acostumbran a tener problemas para aceptar ayuda externa. Pasar de poder valerse por uno mismo a tener que depender de otros no es agradable, pero si se consigue establecer un vínculo con esa ayuda externa la calidad de vida, tanto de la familia como de la persona, mejora con creces.

Desde el punto de vista sociosanitario, el abordaje de la cronicidad desde el domicilio se traduce en la prevención, la atención integral, la continuidad asistencial y el protagonismo del propio usuario. Es decir, un nuevo enfoque centrado en la persona y no tanto en la enfermedad. Dando más importancia a valorar a la persona holísticamente, reconocer la singularidad y su unicidad y fijar la mirada en sus capacidades frente a aquello que la hace dependiente, apoyando su autodeterminación.

¿Qué aporta QIDA con la figura de la Terapeuta Ocupacional?

Desde QIDA apostamos por trabajar a nivel multidisciplinar y es por ello que hemos creído importante incluir la figura de Terapia Ocupacional. La visión de distintas profesiones sociosanitarias en la realización del Plan de trabajo individualizado (PTI) nos permite obtener más información de nuestros casos y por lo tanto podemos dar un servicio de mayor calidad en base a las necesidades y capacidades de la persona y del entorno que les rodea.

La Terapia ocupacional es una profesión sociosanitaria que se encarga de promover la salud, el bienestar y el funcionamiento a través de la implicación activa de las personas en ocupaciones.

Hoy en día la Terapia ocupacional se utiliza para mejorar la calidad de vida de las personas dependientes. Dan importancia al refuerzo de su autoestima, su propia realización personal e integración en la sociedad. Esta intervención puede emplearse con un propósito estimulante, preventivo o de rehabilitación.

Beneficios de trabajar una cronicidad o dependencia con la atención domiciliaria

Estos son algunos de los mayores beneficios que se pueden lograr gracias a esta disciplina en una persona mayor o dependiente:

  • Prevenir posibles lesiones físicas mediante ejercicios articulares y musculares que además favorecen la buena salud.
  • Mejorar las capacidades funcionales de la persona gracias a tareas y ejercicios que se realizan en base a la dependencia de la persona.
  • Posibilitar a las personas mayores y/o dependientes llevar a cabo actividades básicas como el cuidado y la mejora de la propia imagen.
  • Desarrollo de destrezas motrices y del sistema sensorial, también de la estimulación cognitiva y la memoria.
  • Aprender las posturas más beneficiosas para su cuerpo, especialmente en personas que están encamadas, así como conocer cómo deberían de moverse o cargar el peso corporal para no sufrir lesiones.
  • Adaptar el entorno o domicilio de la persona con ayudas técnicas necesarias para fomentar al máximo su autonomía, mantenerla o hacer que el/la cuidadora pueda hacer su trabajo de forma ergonómica y no le provoque lesiones a nivel físico.
  • Ayudar al usuario o cuidador a aprender el uso y funcionamiento de ayudas técnicas y dispositivos como grúas, sillas de ruedas o prótesis.

En definitiva, la situación de cronicidad y dependencia nos plantea unas dificultades, tanto a nivel personal como sociosanitario, con las que debemos lidiar en nuestro día a día. Desde Qida apostamos por un enfoque centrado en la persona, dando importancia al vínculo que se establezca con las ayudas externas pertinentes y resaltando el papel de la Terapia Ocupacional.

Profesionales del Sector Salud y Social

Expertos del cuidado