La tecnología, nuestro aliado para estar más tranquilos en casa | QIDA

Tecnología y personas mayores no han sido nunca conceptos bien relacionados. No obstante, la incorporación de teléfonos inteligentes y otros dispositivos en nuestra cotidianidad ha marcado un antes y un después en esta relación.

Las diferentes tecnologías que existen en la actualidad se han convertido en grandes aliados para hacer nuestra vida más fácil y, por tanto, permitirnos estar más tranquilos. Veamos algunas de las principales razones:

  • Facilitan una mayor sociabilización y una comunicación más fluida. Permiten a las personas mayores o con dependencia comunicarse con sus familiares con frecuencia e inmediatez. Asimismo, posibilitan la telemedicina o prestación de servicios médicos a distancia o la existencia de asistentes virtuales como Alexa o Google Home que encienden y apagan las luces por nosotros.
  • Por otro lado, nos permiten hacer algunas tareas básicas de forma más sencilla como pedir comida, hacer la compra en el supermercado en linia o recibir productos de parafarmacia en casa.
  • Adicionalmente, también son una poderosa herramienta a la hora de sentirse seguro y tranquilo en casa. Esto se debe a que, gracias a ellas, se puede monitorizar la salud, tanto en el domicilio como a distancia (es lo que se denomina monitorización remota). Hablamos de dispositivos para controlar métricas como los niveles de glucosa en sangre, productos portátiles para monitorizar datos como el pulso o aplicaciones para hacer un seguimiento de la evolución de ciertos parámetros por parte de los familiares.

No obstante, la tecnología también ha traído ciertos riesgos en lo relativo a la privacidad de la información personal que proporcionamos a los fabricantes de esos productos, por lo que es importante que las soluciones que elijamos respeten la propiedad de los datos de acuerdo con las regulaciones europeas.

  • En lo referente al hogar, el desarrollo de la domótica nos permite estar más tranquilos en casa gracias a los dispositivos de monitorización del hogar, que para las personas mayores pueden resultar determinantes. Hablamos de sensores de humo y gas para puertas, sensores de caída y otros.
  • Un ejemplo más de que la tecnología es un gran aliado es la aparición de soluciones especificas para ayudar a personas con dependencia (jóvenes y mayores) en ciertas situaciones. Nos referimos al uso de inteligencia artificial para leer textos (en el casi de personas ciegas o que tienen una visión muy limitada) o el uso de mini coches autónomos en residencias para personas con movilidad reducida, entre otros.

Es importante destacar que, a pesar de los avances y nuevos desarrollos, no hay que olvidar que la tecnología debe estar al servicio de la persona para mejorar su bienestar y calidad de vida. El factor humano es insustituible porque no solo cuida, sino que aporta cercanía, acompañamiento y cariño, elementos muy importantes para cualquier persona en una situación de mayor fragilidad. 

Compartir artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email